El País / Dos décadas tras las huellas del gato sagrado de los Andes