Europa Press / Un extraño dientes de sable no se comportó como temible depredador