La Cuadrícula UTM y su identificación

Conviene insistir en el hecho de que en cualquier atlas de distribución es fundamental conocer la situación exacta de las citas obtenidas. El sistema de retícula UTM (Universal y Transversa de Mercator) es el más utilizado en estudios de este tipo. Su gran ventaja es la flexibilidad de escala ya que, además de proporcionar cuadrículas que en teoría son iguales en todas las latitudes del globo, los datos pueden ser transformados fácilmente a cuadrículas de mayor tamaño, lo que permite una representación gráfica más cómoda a escalas nacionales o continentales.

La Proyección UTM fue adoptada oficialmente por España en 1970, a través del Instituto Geográfico y Catastral y el Servicio Geográfico del Ejército. Este último incluye en todas sus series de mapas la cuadrícula UTM, por lo que van a ser los de mayor utilidad. El globo terrestre consta de 60 husos (enumerados del 1 al 60). Cada huso se divide en 20 franjas de 8° de latitud, a las que se designa con letras, de la C a la X (excepto la I y la O). La combinación de husos y franjas determina la zona geográfica. La Península Ibérica, las Islas Baleares y el norte de Africa se engloba en las zonas 29S, 29T, 30S, 30T, 31S y 31T. Las Islas Canarias se incluyen en las zonas 27R y 28R. Cada una de estas zonas se divide en un número variable de cuadrados de 100 km de lado, a los que se asignan pares de letras. Debido a que los husos se estrechan hacia los Polos, el número de cuadrados también se reduce y en los bordes aparecen las zonas de compensación, donde los cuadrados están incompletos. La zona y el cuadrado se indica en el reverso de todos los mapas. Los cuadrados se encuentran a su vez divididos en cuadrículas de menor tamaño.

En nuestro caso vamos a utilizar la cuadrícula de 10×10 km que se va a denominar con las letras del cuadrado al que pertenece más un par de dígitos. Para asignar los dígitos se busca la esquina inferior izquierda de la cuadrícula de 10 x 10 km (presenta un trazo más grueso), se sigue la línea vertical hacia arriba o abajo y se anota el primer número grande que aparece junto a dicha línea (el segundo número siempre es un 0 y no es necesario anotarlo). Después, desde la esquina inicial se sigue la linea horizontal hacia la izquierda o derecha del mapa y se anota igualmente el primero de los números grandes que aparece. De esta manera hemos obtenido los dos dígitos que identifican a la cuadrícula.

Por ejemplo, la cuadrícula donde se sitúa el Cabo Formentor (Isla de Mallorca) en el mapa 1:100.000 está en el cuadrante de 100 km de las letras EE, y los números que definen la esquina inferior izquierda correspondiente son un 1 vertical y un 2 horizontal. La denominación completa de la cuadrícula sería 31T EE12. Debido a que en el territorio de estudio no existen cuadrantes con los mismos pares de letras, no es necesario indicar la zona, por lo que bastaría con indicar EE12.