National Geographic / El síndrome de la nariz blanca ha devastado a los murciélagos, pero algunos han desarrollado inmunidad